gravel trip
Se acercaba una larga Semana Santa y queríamos aprovechar una oportunidad así para una escapada ciclística. La huella del roadtrip en Teruel estaba reciente…. queríamos más. Un roadtrip no muy lejos de casa era perfecto. El mal tiempo nos podía echar por tierra los planes… pero había que intentarlo.

La idea era recorrer la Mariña Lucense desde Ribadeo y llegar a Ferrol lo más pegado a la costa posible, en tres jornadas. Salimos a las 9 desde Santiago. Llegamos sobre las 11 a Ribadeo. Después del café, preparamos las bicis y el equipaje. Qué gran idea las bolsas de packing modernas, las que van ancladas a la tija y sillín. Llevábamos cada uno la suya con lo justo para subsistir dos noches y tres días. Dividimos la ruta en tres etapas: 1) Ribadeo – Celeiro; 2) Celeiro – Cariño y 3) Cariño – Ferrol. En la segunda etapa estaba previsto una visita al faro de Cabo Ortegal y parada en el banco de Loiba. La tercera etapa incluía el complicado ascenso a la Garita de Herveira y parar en sus miradores.
gravel trip
El plan de viaje era totalmente libre. Se trataba de buscar las carreteras más cercanas a la costa. Saliendo de Ribadeo no paraba de llover. Por la carretera general había demasiado tráfico. Estábamos en semana santa en una zona con tradición. En Rinlo, un encantador pueblo cerca de Ribadeo empezó la verdadera aventura. Desde allí seguimos las señalizaciones del “camino natural del cantábrico”,  pertenecientes a una iniciativa del Ministerio de Agricultura y Pesca (www.mapama.gob.es) para dar a conocer una determinada zona y acercar el medio natural a la población.

 

 

Son 150 km señalizados por la línea de costa que une Ribadeo con O Vicedo, cerca de Estaca de Bares. Camino de tierra, sendero, enlosado, pista asfaltada… todo menos carretera general o algo parecido. Nosotros llevábamos las bicicletas de gravel con cubierta mixta, que son perfectas para este terreno. También se puede realizar en MTB perfectamente.

 

gravel trip
El único problema era la lluvia, que por  momentos era intensa. De repente paró de llover y salió el sol. Pudimos observar mejor el paisaje típico de la zona: prados de un verde intenso en los que pastan las vacas mirando al mar. Las casas indianas le daban el toque colonial a la estampa. La vía del Feve cruzaba de vez en cuando el camino. Hubo un tramo que especialmente nos gustó mucho. Se trata de unos 12 km que rodean la ría de Foz. En todo momento se divisa el pueblo en el extremo, mientras nos vamos acercando a través de unos caminos que cruzan un bosque con la ría al lado. Desde ese momento el concepto del viaje cambió totalmente. Iba a ser por asfalto, y estábamos haciendo un auténtico gravel trip. Rinlo, Foz, Burela…. hasta llegar al primer destino, un hotel venido a menos en un lugar llamado “praia da Area” (bandera azul) en la ría de Viveiro.
El día siguiente empezó bastante peor de climatología. Llovía intensamente y parecía que no iba a parar. Decidimos salir igual. Hacía mucho viento y frío. Nos llevó casi media hora llegar a Viveiro. Tuvimos problemas en el puente de la ría con el viento. Tanto que el susto nos hizo parar y replantear todo. No era mal tiempo, era un temporal invernal con toda su furia. Nuestras manos estaban congeladas. No podíamos hacer 70 km así.

 

gravel trip
Después de pensarlo bien, optamos por cambiar totalmente de planes. Era un suicidio seguir así. Buscamos la estación de tren. Y montamos de vuelta a Ribadeo.  El Feve es uno de los pocos ferrocarriles de vía estrecha que quedan en activo. Y es otra forma de hacer turismo por la Mariña Lucense ya que la velocidad a la que circula te permite observar el entorno muy bien. Cancelamos el hotel de Cariño y buscamos otro en Ribadeo aunque no fue fácil. Había uno cerca del puerto. Cuando llegamos, ya que el feve no es especialmente rápido, ya estábamos secos. Dejara de llover aunque el frío helado persistía, así que fuimos al hotel a cambiarnos y descansar.

El día siguiente hicimos una pequeña vuelta alrededor de la ría de Ribadeo.  En la parte asturiana incluso encontramos unos bonitos caminos de tierra que van desde Vegadeo a Castropol.

Lo que iba a ser un roadtrip de tres días,  acabó siendo un graveltrip de día y medio. Quedamos enamorados del paisaje de la Mariña Lucense. Queremos volver y hacer el recorrido entero. Conserva la belleza natural tanto del entorno como de los pueblos que la componen. La opción de conocerla en el Feve también es muy interesante a pesar de su lentitud. Te permite contemplar perfectamente el paisaje y el mar abierto al fondo siempre presente.

la etapa Ribadeo-Celeiro en strava

gravel trip

 

la vuelta a la ría de Ribadeo en strava

Nos quedó mucho por conocer del plan inicial. Próximamente esta aventura tendrá que ser completada.
gravel trip