Este es uno de esos momentos en los que uno se siente la persona más afortunada del mundo: poder hacer un viaje en bicicleta con la persona que más quieres en tu vida. Ella propuso el destino. Yo soy fácil de convencer. Elegida la fecha cargamos el coche con bicicletas y equipaje. Una gran aventura sobre bicicletas gravel nos espera.

Graveltrip Algarve
Nos quedaba una semana de vacaciones por disfrutar y ya hacía tiempo que habláramos de hacer este viaje en bici por el Algarve. Se trata de recorrer todo el litoral de este a oeste: desde Vila Real de San Antonio (frontera con Huelva), a Sagres, el finisterrae portugués. Son unos 250 km pertenecientes a la red europea de recorridos de cicloturismo de alforjas Eurovelo. La ruta completa recorre desde la costa norte de Portugal hasta Noruega, pasando por Irlanda y Escocia…. con lo cual variopinta tiene lo suyo.

 

En nuestro caso, escogimos este tramo porque el desnivel era muy pequeño, la distancia asequible para recorrer en 4 jornadas y tenía el encanto de conocer una zona muy turística pero con muchos atractivos naturales en temporada baja.

 

La segunda semana de Noviembre nos encajaba. En Galicia era un constante temporal tras otro. En Algarve es famoso su buen tiempo, pero tampoco estaba claro. Daban lluvia los primeros días. Con lo cual llevábamos ropa ciclista más bien de abrigo y otra de calle. En el anterior gravel trip por Teruel aprendimos a llevar lo justo.  Si en El Cid pudimos con el frío en febrero, podríamos con el suave otoño de Algarve.

 

El primer día sábado 10 fue de transición, casi 1000 km en coche hasta el punto de partida. Dormimos en un hotel  en Montegordo, y el domingo empezaría el viaje ciclista. No teníamos reserva en ningún sitio. Al ser temporada baja y con un gran optimismo decidimos improvisar según la marcha y las sensaciones. Dejamos el coche al lado del hotel y lo recogeríamos después del trip, volviendo en tren.

Graveltrip Algarve
No  hacía nada de frío, aunque estaban las calles mojadas aún de haber llovido. La ruta atraviesa los principales pueblos de la costa, se adentra en el interior en ocasiones, cruza urbanizaciones residenciales de lujo con campos de golf, se adentra en los humedales y parques naturales. Está señalizada en su gran parte, pero hay que ir atentos, en zonas es confunsa o está borroso. Teníamos un track de apoyo en el móvil que fue de gran ayuda.

 

El tipo de firme es variado, grandes tramos de pista de tierra, otros de carretera asfaltada estrecha, muy pocas veces carreteras principales, carril bici en zonas urbanas…. Un poco de todo. Con las bicicletas gravel se hace perfectamente; tanto que afirmaría que es la mejor opción para este terreno, al ser bastante llano y los tramos de tierra no tienen dificultades técnicas. El tipo de alforja que llevamos fue el bikepacking, al ser pocos días es suficiente.

Graveltrip Algarve
Graveltrip Algarve
La primera impresión en el inicio fue de desubicación total. El paisaje era tan extraño para mi. La ruta circulaba por Tavira y el parque natural de Ría Formosa entre humedales y extensiones enormes de planicies entre el mar y la tierra… El mar propiamente dicho no se llegaba a ver, se intutía entre las lagunas y la tierra. Y era totalmente plano.

 

Depués de unos 60km con muchos giros e inserciones del mar al interior llegamos a Olhao, una pequeña ciudad cerca de Faro, que nos pareció adecuada como parada. Buscamos un hotel cerca y nada menos que un cinco estrellas en línea de costa con un muy buen precio al ser temporada baja. No se extrañaron de vernos vestidos de ciclistas y  nos guardaron las bicicletas en lugar seguro bajo llave. Por la mañana cargamos energías con un abundante desayuno buffet, el cual sería nuestra principal comida diaria.

Graveltrip Algarve
El segundo día nos generó bastante tensión al tener que cruzar una gran ciudad como Faro, un día de semana y en hora punta con el tráfico a rebosar. Tras la tormenta inicial la calma volvía a reinar, aunque el paisaje idílico del día anterior no se repetiría… la ruta atravesaba grandes urbanizaciones con mansiones de lujo, bastante alejadas de la realidad que conocemos de Portugal, con campos de golf a cada paso. Lo que si vimos fueron las playas más famosas  por la zona de Albufeira bajo un sol que parece que en esa zona tiene otra luz, el mar tiene otro color….

 

Otra vez buscamos un hotel en  el pequeño y pintoresco pueblo de Armacao de Pera, con vistas al mar….. y otro suculento desayuno. Hoy con las equivocaciones al seguir la ruta se nos fue la distancia a más de 80 km, y el cansancio era un poco mayor. El lado bueno fue que llegamos al destino con la puesta de sol y el paisaje era espectacular.

Graveltrip Algarve
La primera parte del recorrido del tercer día se adentraba bastante tiempo en el interior. No fue hasta llegar a Portimao que no vimos el mar, aunque desde ese momento fue compañero constante. Otro pequeño tramo de transición por el interior hasta la última gran ciudad del Algarve, Lagos, y desde ese momento el paisaje volvió como al principio a ser más agreste, salvaje y deshabitado.

 

Después de casi 70km y tras buscar comida y alojamiento en un pequeño pueblo en el que estaba todo prácticamente cerrado por ser temporada baja, dimos marcha atrás unos km para alojarnos en un Resort muy curioso…. eran chalets divididos internamente en enormes habitaciones. Por supuesto la condición principal era disponer de un buen desayuno, y una vez más, Portugal no decepciona nunca. Estábamos muy cerca del fin del mundo portugués, y en la mayoría de poblaciones se respiraba un ambiente relajado, casi hippie, con importante presencia surfera y autocaravanas….

Graveltrip Algarve

 

Graveltrip Algarve
La cuarta y última etapa en bicicleta también sería la más corta, poco más de 40km. Discurre totalmente  por el Parque Natural do Sudoeste Alentejano e Costa. Y tras bajar a la famosa playa surfera de Salema, la ruta volvía a adentrarnos  por el interior hacia Vila do Vispo por caminos de tierra.

Desde allí una vieja carretera en línea recta y llana nos llevaría a Sagres, un pequeño pueblo lleno de bares y tiendas de material surfero. La ruta no podía acabar allí, sino en el faro de Cabo San Vicente, el auténtico finisterrae de Portugal, y la visita mereció la pena. Allí disfrutamos de unas hermosas vistas y del sol.

 

Tras decidir donde pasar la noche había que planificar la operación “vuelta a por el coche” al inicio de la ruta. Tras sopesar varias opciones, decidimos coger otra noche más en Sagres, dejar las bicis en el hotel, coger un bus al día siguente hasta Lagos (30km en hora y media), allí un tren a Montegordo, de 3 horas haciendo el recorrido inverso. Hay que decir que el tren es viejo pero está muy bien, aunque las vistas desde la ventanilla no responden a las expectativas sabiendo por donde pasa.

Al llegar a media tarde al punto inicial con el coche, tocaba hacer otra vez los km al revés en él. Suena a locura, pero era la mejor opción. Aprovechamos para visitar el pueblo de Carvoeiro y cenar allí, ya que en la bici no tuvimos oportunidad.

Graveltrip Algarve
El último día, mientras volvíamos por el Alentejo ya íbamos tramando la próxima aventura…. que tal una continuación desde Sagres hacia el norte por la Vía Vizentina? Desde luego que por lo que veíamos desde la ventanilla del coche eran motivos fundados.

 

Este gravel trip de cuatro etapas en línea es totalmente recomendable en cualquier época del año a excepción del verano, lógicamente por la saturación de turistas. No hay que entrenar para hacerlo. Basta con montar en bici. No tiene grandes desniveles, por lo que es fácil para cualquiera. Y la belleza del paisaje salvaje y natural compensa con los tramos de los campos de golf. Al acabar el día ni te acuerdas de esa saturación de mansiones…. solo piensas en que tuviste el privilegio de pasar por allí y disfrutar de ello.

Graveltrip Algarve

 

Graveltrip Algarve

 

Texto, fotografía y diseño: Daniel Gonzalez