43º10’55’’N 7º53’43’’O

Classics
Fue nuestro punto de partida esta vez en la habitual búsqueda de clásicas puncheradas. Guitiríz, situado en la provincia de Lugo colindante con A Coruña por la N-VI, a una hora escasa desde Compostela.

La convocatoria del sherpa oficial, Pablo (Pantani) atrajo a unos cuantos incautos con la promesa de que sería un recorrido bastante llano… porque por algo llaman a esa zona Terra Cha.

A golpe de Google Maps calculábamos  unos 110kms en sentido circular antihorario en dirección norte. Aparentemente parece fácil coger un mapa y, trazando varios puntos o localidades, elaborar una ruta cicloturista. En Puncheur nos gusta ir un poco más allá. No nos gustan las carreteras principales, ni anchas, ni el tráfico. Nos gustan las corredoiras, los lugares pintorescos, rodar tranquilos, subir y bajar, observar por donde pasamos. 
La ruta en Strava

Lo difícil de nuestras rutas radica en encajar decenas de cruces de corredoiras durante más de 100 km por una zona en la que jamás hemos estado y sin siquiera llevar un track en el GPS. ¿Locura?  ¿Inconsciencia? No. Pureza y romanticismo. Nos da igual 110 que 120 km. Llegar a la hora prevista o un poco más tarde. Para estas aventuras solo necesitamos que venga Pablo. Lo demás, viene solo.

Desde Guitiriz salimos durante los primeros 10 km hacia el sureste para rodear la N-VI, para más adelante cruzarla y empezar lo verdaderamente interesante de la ruta dirección norte por un sinfín de carreteras estrechas, cruzando aldeas, bosques y…. sinceramente…. bastante llano para ser Galicia. Curiosamente compartimos muchos kilometros con el Camino del Norte, pero apenas vimos peregrinos. ¿Habíamos encontrado el llano gallego? La sensación de velocidad y de poco esfuerzo duró los primeros 60 km. A partir de ahí, según nos acercábamos al punto más al norte, bordeando un extremo de las famosas Fragas do Eume  (incluso llegamos a ver cerca las torres de la central de As Pontes) las pendientes se iban multiplicando.

Cerca de la zona de Xermade, arreciaba la sed  y las ganas de una parada. Encontramos una pequeña aldea con un café-bar bastante pintoresco. Una pareja de ancianos nos daba la bienvenida con cara de asombro. No es habitual que 6 hombres vestidos de licra pasen con frecuencia por allí. La puerta  de acceso a los baños tipo western… doble hoja con bisagra, y sin WC… un agujero negro para hacer puntería y listo.

Classics

Desde esa parada el calor iba increscendo y las fuerzas bajando, sobre todo porque cambiamos la Terra Cha por la Zona Puncheur en menos de nada.

Los últimos kilómetros de llegada al pueblo de nuevo fueron llanos y rápidos. Quizás de haberlo planeado mejor hubiera sido buena idea pasar la tarde en el balneario centenario de cinco estrellas… para relajar el dolor de patas….

La Guitiriz Classic nos dejó con ganas de más… de más kilómetros llanos que tan difíciles son de encontrar en nuestra tierra. Posiblemente en Otoño repitamos en esta zona, porque los colores típicos de la estación tienen que ser espectaculares. Y esta vez, con balneario!

Mas fotos aquí
Classics

Texto y fotografía: Daniel Gonzalez. Fotografía y diseño: Heine Christensen