Mientras no eliges, todas las vidas son posibles.

Evento

Cuando decidimos algo importante, una nueva vida se presenta ante nosotros, y otra dejará de ser vivida. Nuestros actos definen nuestra propia identidad. En cada nueva vida somos el mismo ser con distinto rol, formado por la propia vivencia y el entorno.

El tiempo tal y como lo conocemos solo avanza en una dirección, y nos impide retroceder en él; no podemos cambiar ninguna elección, asumimos sus consecuencias. Cuando eliges una vida, no puedes volver atrás. No puedes saber si la otra vida sería mejor o peor. El tiempo avanza hacia adelante y no se detiene.
Las vidas no vividas solo podemos verlas en nuestra imaginación, tanto en sueños como despiertos. Soñar despierto es incluso más saludable que vivir dormido. Podemos “ver” nuestra vida tras esa elección. Podemos vernos a nosotros mismos en el momento de “esa” elección, solo ahí tienes la oportunidad de cambiar las cosas.

Tanto si crees en el destino como si no, muchas “vidas” diferentes acaban de la misma forma, igual que todos los caminos van a Santiago; solo cambia el viaje, la experiencia. No tenemos tiempo para vivir todas las vidas posibles, pero sí de imaginártelas y recordarlas en el subconsciente.

ELIGE. VIVE. SUEÑA. Todas son posibles.

Cada camino merece ser conocido. Todos nos llevan al mismo sitio. No tengas miedo a perderte. Vive cada desvío, cada cruce, cada pista sin fin.

Elige la mejor vida posible. Elige con quien quieres vivirla. Elige cómo vivirla. Elige ser ciclista, vive como un puncheur, sueña con cada camino no vivido.
Cada corredoira de la Puncheur Tambre Classic merece ser recordado, soñado… Puedes volver a la Capela da Mota viviendo otros caminos, todos llevan allí. Elige cada cruce, no vuelvas atrás, el tiempo no se detendrá. Ama a tu bici como si fuera la última… y ella te llevará.

Un día recordarás como unos cuantos hombres de licra en monturas de plástico cruzaban los bosques del norte bajo un día gris y oscuro en una tierra difícil, para forjar su identidad. Eran puncheurs, y tú estabas allí.
Evento

Texto y fotografía: Daniel Gonzales. Diseño y video: Heine Christensen